«Construir es la única decencia, eso es saber» Juan Carlos Macedo
Mariano fue un constructor.
Constructor de ciudad, de ciudadanía se ha dicho.
Constructor cultural.
Su Montevideo es la capital de la cultura eterna.
El Teatro Solis contra viento y marea y vaya si las había.
La Sala Zitarrosa.
El Florencio Sanchez en el Cerro.
El Teatro del Monte de la Francesa.
Es la Plaza Primero de Mayo.
La Filarmónica con el maestro entrañable  Federico y Gustavo Nocetti por los barrios.
Las bibliotecas.
Las iniciativas por los artistas, por el cine, por el audiovisial, por el teatro, su presencia constante apoyando y disfrutando.
Su Montevideo es la preocupación por un árbol que están talando, por un espacio público dañado, por una plaza, por un sendero peatonal.
Su Montevideo es el grupo de estudios urbanos en plena dictadura.
Es banda oriental.
Su Montevideo es la cercanía, es el caminar y escuchar, es poner la cara, es disfrutar y reírse, es el discurso que se va por las ramas, llega hasta México y termina en la inauguración de unas luces.
Es el diálogo, la transparencia.
Es hacer política comprometida siempre sin agravios, tolerar los embates una y otra vez, con templanza y serenidad, siempre frenteamplista unitario y fraterno.
La ciudadanía, el hombre nuevo, el espacio colectivo, la convivencia, la creación, el crecimiento de una sociedad en equidad es desde la cultura como centro fundamental.
Es su gran enseñanza, es el Montevideo que soñó, que amó, que lo ama.
«No son incompatibles la sensatez y el talento» se preguntaba, «en cualquier caso tengo la plena convicción que ni la vocación consumista ni la pasividad resignada resultan eficaces dinamizadores de logros perdurables y sustantivos».

La muerte entre la vida siempre es nuestro dolor profundo hoy.
Decía Mariano de Mario Spallanzani:»a lo largo de este camino muchas veces duro de nuestra vida, esta nos regala la presencia de un ser irrepetible como Mario» como Mariano decimos nosotros.
Nos hace creer más que nunca en el humanismo, en la solidaridad, en la fraternidad, en la sensibilidad.
«Hacer es estar solos, con el sueño de todos cuando duermen, a veces aún más solos. Construir es la única decencia eso es saber.
La eterna novedad es la vida que no acaba» repetimos con Juan Carlos.

Abrazo grande querido Mariano!!!!!!